Archivo de etiquetas| acción

Filosofía y buen humor

 

Existe un prejuicio contra el humor entre los eruditos, que prefieren tratar de cuestiones ?serias?. Este rechazo se remonta quizá a las figuras del payaso y del bufón, de baja condición social. Entre los filósofos clásicos sólo Aristóteles trató acerca de la comedia, pero este texto se perdió.

La consideración moderna acerca del humor ha cambiado enormemente. El humor y la risa son considerados como actitudes propias del hombre, y que nos diferencian de los animales. El humor es una demostración de grandeza que pareciera decir que en última instancia todo es absurdo y que lo mejor es reír, como aquel condenado a muerte que llevan a la horca un lunes y exclama: “¡Bonita forma de comenzar la semana!”. El humor es una afirmación de dignidad, una declaración de superioridad del ser humano sobre lo que acontece.

Carecer de humor es carecer de humildad, es estar demasiado inflamado de uno mismo. El humor es una herramienta crítica de gran eficacia. El humor permite ver lo que los demás no perciben, ser consciente de la relatividad de todas las cosas y revelar con una lógica sutil lo serio de lo tonto y lo tonto de lo serio. A veces el mejor consejo es el que proviene de un chiste y no de una formulación teórica.

El chiste, el acertijo y la broma son excelentes y necesarios ingredientes de la sabiduría, ya que su esencia es precisamente la ruptura del orden lógico y del conocimiento formal con alguna salida que, como una chispa, ilumina bruscamente el entendimiento con una novedad, se desgrana en risa y deja un sabor de ingenio en la mente. Arthur Koestler ha mostrado repetidamente el cercano parentesco de la risa con el hallazgo y el descubrimiento en ciencia y en arte. ¡Ajá!, decimos en el momento en que se establece la claridad en la conciencia. ¡Ja, ja!, nos reímos cuando un chiste nos parece bueno por la inesperada ruptura con el orden esperado.

La filosofía y el humor están estrechamente relacionados. El sentido en el sin sentido que caracteriza al chiste, es también la forma de las paradojas, aporías, y acertijos de que se nutre la Filosofía. Jugar con la polisemia, y las múltiples acepciones, el disparate, los enlaces arbitrarios de dos representaciones contrastantes, diversas, ajenas, todo lo que a la Filosofía le ocupa como alguna que otra clase de sofisma, equívoco o paralogismo, son descripciones de las técnicas del chiste.

Por otra parte, la actitud filosófica requiere de una mirada bromista. El planteamiento de un problema filosófico necesita una mirada que pueda superar dogmas, ir más allá de una evidencia, un tabú, un prejuicio, o de otras inhibiciones propias del hombre. Filosofía, inteligencia sin humor, es esterilidad, artificialidad, robótica pura. Humor sin inteligencia es mal gusto, zafiedad. De la unión entre filosofía y humor, nace la creatividad, la fantasía lúdica, el juego de la lógica.

El sentido del humor es el término medio entre la frivolidad, para la que casi nada tiene sentido, y la seriedad, para la que todo tiene sentido. El frívolo se ríe de todo, es insípido y molesto, y con frecuencia no se preocupa por evitar herir a otros con su humor. El serio cree que nada ni nadie deben ser objetos de burla, nunca tiene algo gracioso para decir y se incomoda si se burlan de él. El humor revela así la frivolidad de lo serio y la seriedad de lo frívolo. Se trata de una virtud social: podemos estar tristes en soledad, pero para reírnos necesitamos la presencia de otras personas.

Pero en el humor no todo vale, como escribe Comte-Sponville: “Se puede bromear acerca de todo: el fracaso, la muerte, la guerra, el amor, la enfermedad, la tortura. Lo importante es que la risa agregue algo de alegría, algo de dulzura o de ligereza a la miseria del mundo, y no más odio, sufrimiento o desprecio. Se puede bromear con todo, pero no de cualquier manera. Un chiste judío nunca será humorístico en boca de un antisemita. La ironía hiere, el humor cura. La ironía puede matar, el humor ayuda a vivir. La ironía quiere dominar, el humor libera. La ironía es despiadada, el humor es misericordioso. La ironía es humillante, el humor es humilde“.

Comentarios acerca de la filosofía, el humor y la risa.

*Burlarse de la filosofía es ser un filósofo.
Blas Pascal

*Hay dos sistemas de conseguir la felicidad: Uno, hacerse el idiota, el otro, serlo.
Enrique Jardiel Poncela

*Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy seguro de la primera.
Albert Einstein

*El animal más sufriente de la tierra se vio obligado a inventar la risa.
Friedrich Nietzsche

*Podría escribirse una obra filosófica buena y seria, compuesta enteramente de chistes.
Ludwig Wittgenstein

*La incongruencia que está en el centro de la mayor parte de los chistes es análoga a la adivinanza que está en el centro de la mayoría de los problemas filosóficos.
John A. Paulos

*He decidido reír y ser feliz porque además es bueno para la salud.
Francois Marie Arouet (Voltaire)

*La risa es la distancia más corta entre dos personas.
Víctor Borge

Anécdotas humorístico-filosóficas
*Cuando en una ocasión le preguntaron a San Agustín qué hacía Dios antes de crear el mundo, contestó: “Estaba creando un infierno para las personas que hacen preguntas como esa”.

*El Gallo (Rafael Gómez Ortega), fue un torero español muy famoso, hermano del más famoso aún Joselito, que se relacionaba con lo mejor de la sociedad de su tiempo. Cierto día alguien quiso presentarle a Don José Ortega y Gasset y al preguntar quién era este señor le contestaron que era el más eminente filósofo español del momento. Entonces, el matador pidió que le explicaran en qué consistía su profesión. “Los filósofos se dedican a pensar” le contestaron. Asombrado, el Gallo contestó “Hay gente pa’ tó”.

Anécdotas de Diógenes de Sinope

Cuando fue puesto a la venta como esclavo, le preguntaron qué era lo que sabía hacer, contestó: “mandar… comprueba si alguien quiere comprar un amo”.

Se decía que Diógenes iba por la calle en pleno día, con la lámpara encendida, diciendo “Busco un hombre”. Y así se refaría a que en realidad ninguno nos comportamos enteramente como seres humanos.

En otra ocasión le preguntaron por qué la gente daba limosna a los pobres y no a los filósofos, a lo que respondió: porque piensan que pueden llegar a ser pobres, pero nunca a ser filósofos.

Cuento taoísta
Había una vez dos monjes que paseaban por el jardín de un monasterio taoísta. De pronto uno de los dos vio en el suelo un caracol que se cruzaba en su camino. Su compañero estaba a punto de aplastarlo sin darse cuenta cuando le contuvo a tiempo. Agachándose, recogió al animal. “Mira, hemos estado a punto de matar este caracol, y este animal representa una vida y, a través de ella, un destino que debe proseguir. Este caracol debe sobrevivir y continuar sus ciclos de reencarnación.” Y delicadamente volvió a dejar el caracol entre la hierba. “¡Inconsciente!”, exclamó furioso el otro monje. Salvando a este estúpido caracol pones en peligro todas las lechugas que nuestro jardinero cultiva con tanto cuidado. Por salvar no sé qué vida destruyes el trabajo de uno de nuestros hermanos.
Los dos discutieron entonces bajo la mirada curiosa de otro monje que por allí pasaba. Como no llegaban a ponerse de acuerdo, el primer monje propuso: “Vamos a contarle este caso al gran sacerdote, él será lo bastante sabio para decidir quien de nosotros dos tiene la razón.”
Se dirigieron entonces al gran sacerdote, seguidos siempre por el tercer monje, a quien había intrigado el caso. El primer monje contó que había salvado un caracol y por tanto había preservado una vida sagrada, que contenía miles de otras existencias futuras o pasadas. El gran sacerdote lo escuchó, movió la cabeza, y luego dijo: “Has hecho lo que convenía hacer. Has hecho bien”. El segundo monje dio un brinco. “¿Cómo? ¿Salvar a un caracol devorador de ensaladas y devastador de verduras es bueno? Al contrario, había que aplastar al caracol y proteger así ese huerto gracias al cual tenemos todos los días buenas cosas para comer. El gran sacerdote escuchó, movió la cabeza y dijo “Es verdad. Es lo que convendría haber hecho. Tienes razón.”
El tercer monje, que había permanecido en silencio hasta entonces, se adelantó. “¡Pero si sus puntos de vista son diametralmente opuestos! ¿Cómo pueden tener razón los dos?” El gran sacerdote miró largamente al tercer interlocutor. Reflexionó, movió la cabeza y dijo: “Es verdad. También tú tienes razón.”
Extraído de Bernard Werber. “El día de las hormigas”. Ed. Plaza & Janés. 19

Greguerías de Ramón Gómez de la Serna
La greguería es el atrevimiento a definir lo que no puede definirse, a capturar lo pasajero, a acertar o a no acertar lo que puede no estar en nadie o puede estar en todos. Es para mí la flor de todo lo que queda, lo que vive, lo que resiste más al descreimiento.

· Aburrirse es besar a la muerte.
· Los monos no encanecen porque no piensan.
· El filósofo antiguo sacaba la filosofía ordeñándose la barba.
· Era tan moral que perseguía las conjunciones copulativas.
· Si te conoces demasiado a ti mismo, dejarás de saludarte.
· La cabeza es la pecera de las ideas.
· Hay un momento en que el astrónomo, debajo del gran telescopio, se convierte en microbio del microscopio de la luna que se asoma a observarle.
· El Pensador de Rodin es un ajedrecista a quien le han quitado la mesa.

Humor filosófico
Primera Ley de la Filosofía: por cada filósofo, existe un filósofo igual y opuesto
Segunda Ley de la Filosofía: ambos están equivocados

La Filosofía en un juego con objetivos pero sin reglas
Las Matemáticas son un juego con reglas pero sin objetivos
La Teología es un juego cuyo objeto es poner reglas a lo subjetivo

Artículo redactado por Juan Carlos del Río

Actividades Junio

Damos comienzo a un mes lleno de actividades.

Los martes continuamos con el taller de Chi Kung a las 18:00 horas.


Los miércoles sigue el taller de trapillo a las 17:30 horas.


Para los que no puedan realizar nuestro taller demeditación por las tardes – martes y jueves de 19:00 a 19:30 -, tienen la oportunidad de hacerlo en horario de mañana, miércoles y viernes de 10:00 a 11:00.



También continuamos con el taller de pintura al óleo, iniciación, todos los jueves a las 18:00 horas.


El jueves día 4 a las 20:00 horas, estáis invitados a la presentación de un nuevo taller: Atención – Concentración – Memoria.



Vamos a abrir un taller muy artístico sobre poesía declamada. Ven a conocer exactamente de qué va a tratar en la presentación del viernes día 5 a las 20:00 horas.


El jueves 11 y 25 a las 20:00 horas, no os perdáis “Mousiké: la conquista de la armonía personal”.
Hablaremos de la música, la poesía y el movimiento desde una perspectiva renovadora y sorprendente.



Los viernes 12 y 26 te puedes incorporar al taller de Remedios Naturales, impartido por Asunción Sora, naturópata.
En clases anteriores los asistentes elaboraron una crema balsámica y se habló sobre diferentes formas de usar plantas medicinales.

Segunda presentación del taller de Poesía declamada, viernes 19, a las 19:30 horas.

Las clases de este taller comenzarán el día 26 de junio.

El día 19 a las 20:00 horas, viernes, y siguiendo con nuestro ciclo sobre “Mujeres ejemplares de la historia” ofreceremos una charla sobre “Teresa de Jesús, un viaje a la libertad”



El domingo 21 nos vamos de excursión a L’Albarda en Pedreguer. Visitaremos su jardín botánico.

Para más información acudan a nuestro local.

excursión botánica

 

 

 

El miércoles 24 de 11:00 a 13:30, Victoria Tejada impartirá un taller de respiración: “Como aprender a respirar”



Con el buen tiempo que llega, también llegan las excursiones…el sábado 27 de junio tenemos planeada una excursión cultural a las ruinas romanas de Segóbriga.
Inscripción hasta el martes 19.


Apúntate a nuestro taller de verano sobre enseñanzas tradicionales de la filosofía oriental.
Un nuevo modo de descubrir distintos modos de pensar y distintas culturas.
Se impartirá los sábados de 10:00 a 13:30.



Por supuesto, para más información, os podéis pasar por nuestro local.

 

Filosofía para la crisis

images

 

Hablar de “filosofía práctica” es una redundancia, pues la filosofía real siempre es práctica. Desde sus orígenes en Grecia, la palabra “sofía” se refiere a “saber hacer algo muy bien”, y aplicado al desarrollo y evolución humano, sofía se convirtió en sinónimo de sabiduría: saber comportarse como ser humano.

Así, la filosofía es una búsqueda de respuestas ¡que podamos aplicar a nuestra vida, aunque sea de forma provisional! Cuando nos limitamos solo a pensar, no es filosofía y sí intelectualismo.

“La sabiduría consiste en hacer el bien” (Sócrates).

“Lo importante no es ser filósofo, sino filosofar” (Confucio).

“¿Cómo puedo diferenciar lo que sé de lo que no sé? Es sencillo: sé lo que puedo hacer” (Delia Steinberg G.).

“Obras son amores y no buenas razones” (Proverbio popular).

La palabra “crisis” proviene del griego y se refiere a un cambio importante. Actualmente le hemos dado un sentido negativo que antes no tenía.

¿Por qué filosofía para la crisis?

Primero: la filosofía nos enseña a buscar en el fondo de las cosas y no quedarnos con las apariencias.

“Lo esencial es siempre invisible a los ojos” (El principito).

Segundo: dentro de la filosofía, la ética trata del comportamiento humano: de extraer lo mejor que tenemos y compartirlo.

“Lo importante no es lo que sabes, sino lo que vives” (Proverbio antiguo).

Y tercero: si analizamos la crisis económica actual, que tiene sumidos en la miseria y en la angustia a millones de personas, descubriremos que detrás hay unos cuantos sinvergüenzas que se han enriquecido ilícitamente, y lo han hecho porque CARECEN DE VALORES ÉTICOS. Si no queremos ser como ellos ni caer otra vez en lo mismo, ¡necesitamos ser éticos, necesitamos filosofía!

“Si quieres obtener resultados diferentes, deja de hacer las mismas cosas” (A. Einstein).

“Nada cambia si tú no cambias” (Jorge Á. Livraga).

¿Qué aporta la filosofía?

– La necesidad de tener un “ideal” por el que vivir, lo que actualmente llaman “un proyecto vital”. Los ideales nos permiten crecer por dentro (conocimientos y autocontrol) y por fuera (capacidad de hacer cosas), y cuanto más elevado sea el ideal, mejor.

“Si vas por un camino que construyes con tus manos día a día, llegarás adonde debes estar” (Escriba Real Ani. Egipto, 2500 a.C.).

– Reconocer que los cambios son necesarios. Sin cambios siempre permaneceríamos en el mismo lugar mental y emocional; debemos estar preparados para el cambio y aprovechar las oportunidades que trae.

En China, cambio se escribe con dos letras; una significa dolor, sufrimiento, pero la segunda significa oportunidad.

Estar preparado para el cambio es tener una mente abierta y poder vivir intensamente el presente, con todo lo que nos ofrece, sin dejarse llevar por el miedo: nos permite ver las cosas como son y no como tememos o nos gustaría que fueran. De esta manera, aumenta nuestra capacidad de reacción.

“Nada es, todo fluye, nada permanece” (Heráclito).

El yin y yang del tao

– Humildad, para no caer en exageraciones y fanatismos absurdos. Ser conscientes de que no tenemos todas las respuestas, pero tampoco partimos de cero. No somos ni sabios ni ignorantes totales, por lo que solo nos queda seguir aprendiendo. Nos enseña que no somos perfectos, pero sí perfeccionables.

“Saber lo que se sabe y saber lo que se ignora es el camino de la sabiduría” (Buda).

“El semisabio se conturba por la vida y por la muerte, según el estado de ánimo en que lo colocan las circunstancias” (Bhagavad Gita).

– Ver “en profundidad”, en vez de quedarnos en lo superficial. Tratar de aprender de los acontecimientos, en vez de limitarnos a sentirlos y quejarnos. Aprender a separar los estados de ánimo de lo que nos sucede, para extraer enseñanzas que nos sirvan ahora y en un futuro.

“Todo obstáculo está en mi opinión, pero no en mí mismo” (Marco Aurelio).

– Desarrollar los “valores” humanos. Son lo que Platón llamó VIRTUDES: la actitud que nos lleva a buscar el bien y a rechazar el mal. El espíritu de victoria necesario para enfrentarnos a todas las dificultades y peligros que la vida nos presente. Las virtudes son nuestros poderes latentes, hijos de nuestra voluntad, de nuestra capacidad de amar y compartir y de nuestra inteligencia; expresión de nuestra nobleza de alma.

“Lo importante no es lo que haces, sino cómo lo haces” (Delia Steinberg).

– La filosofía nos ayuda a ser dueños de nuestro destino e IMPIDE QUE LA CRISIS ENTRE EN NOSOTROS.

¿Cómo emplear las virtudes ante la crisis?

Platón señala que las virtudes son cuatro: templanza, fortaleza, prudencia y justicia, en este orden, y siendo la justicia la corona de las otras tres.

– Templanza: moderación, control de nuestras emociones para que no nos esclavicen y condicionen nuestro comportamiento.

“Nada en exceso” (Templo de Apolo en Delfos).

– Fortaleza: capacidad para superar las dificultades. En tiempos de crisis es la virtud con la que más hay que trabajar. La fortaleza es lo más opuesto al miedo y a la cobardía o actitud miedosa.

MIEDO FORTALEZA
Es anticipar un peligro. Es prepararse ante cualquier peligro y afrontarlo.
Es inacción y querer permanecer en la comodidad, ya sea física, psicológica, mental o espiritual. Es acción. Es una huida de la comodidad que nos lleva a ver los cambios como oportunidades.
Es egoísta y ultraconservador.Se mueve en lo que yo QUIERO o DESEO. Es altruista y generosa porque se siente el dolor de los otros (compasión).Actúa en el yo DEBO como persona.
Nos vuelve hacia nosotros mismos y nos paraliza, bloqueando la mente. Nos hace salir del miedo, con la mente despierta y enfocada a nuestro deber como seres humanos.
La inseguridad se expresa en nuestra psique como MIEDO, y en nuestro mundo mental como DUDAS. Seguridad en nosotros mismos: formación del carácter y confianza en nuestro ideal o proyecto vital.

Algunos de los componentes  de la fortaleza son:

o       El valor: la energía necesaria para empezar algo y para resistir; lo segundo es mucho más difícil.

o       La paciencia, base de la resistencia. Nos impide caer en la falta de esperanza y en la tristeza.

o       Fidelidad a nuestro ideal de vida.

o       La perseverancia o mantener el esfuerzo dentro de la fortaleza. Nos ayuda a ser duros con nosotros mismos y resistir; impide ser caprichosos y débiles ante cualquier contratiempo.

o       Sentido del deber ético: hacer lo que nuestra reflexión y experiencia nos dicen que es lo mejor para nosotros y para los demás.

o       ¡Y sentido del humor! Para no tomarnos las cosas demasiado en serio. Va unido a la humildad.

La fortaleza es un sano espíritu de victoria.

“Un sendero de mil leguas empieza bajo tus pies, pero la dificultad está en el primer paso” (Tao Te King).

“¡No te dejes morir lentamente! ¡No te impidas ser feliz!” (Pablo Neruda).

– Prudencia (que no es exceso de reflexión ni tiene que ver con el miedo ni la prevención) o capacidad para medir el alcance de nuestras acciones. Es pensar antes de actuar; y pensar lo más rectamente posible.

“La recta acción ha de ser precedida por el recto pensamiento” (Bhagavad Gita).

¿Nos ayuda la filosofía en nuestro proyecto vital?

Si acercamos las virtudes de Platón a nuestro mundo más cercano, veremos que sí nos son de muchísima utilidad:

–        La justicia, para elegir en cada momento lo mejor, sin dañar a nadie ni a nada innecesariamente. Elegir como nuestra meta en la vida, ideal o proyecto vital cosas justas.

–        La moderación, para ser lo más objetivos posible y no dejarnos llevar ni atar por las pasiones.

–        La prudencia, para concretar nuestro proyecto y saber rectificar cuando sea necesario.

–        La fortaleza, para iniciarlo y mantenerlo, haciendo los cambios de rumbo que exijan las circunstancias, pero sin perder de vista el puerto al que queremos llegar.

Artículo escrito por Javier Saura

Campaña humanitaria Nepal

Cada contribución es un paso hacía la vida

El Espai Cultural La Finestra se une a la campaña humanitaria promocionada por del grupo de voluntariado GEA para ayudar a los afectados por el terremoto de Nepal.
Para más información sobre como contribuir, podéis pasar por nuestro local.
Estamos todas las tardes de lunes a viernes de 18:30 a 21:00 horas.
colaboracion nepal copia

 

Valores y Virtudes…Sri Ram

Imagen

La humildad es la raíz de todas las virtudes, porque es la absoluta carencia de egoísmo, el progenitor y el productor de todos los vicios.

Solo un espíritu de tolerancia, lo cual significa respeto por la libertad, hará posible el descubrimiento de los valores de otras maneras de pensar y de otros puntos de vista ajenos a los nuestros.

Ha de haber una comprensión de los verdaderos valores de la vida, pero nunca seremos capaces de transmitir esa comprensión a los demás, a menos que primero lo hayamos realizado en nosotros mismos. Una vez hecho esto, cada movimiento de nuestras vidas revelará algo de la belleza de estos valores.

Todas las virtudes son realmente formas de perfección que representan la germinación de una semilla divina que contiene en sí todo lo que es puro, maravilloso y sublime en el hombre.

Cada una de las virtudes, cualidades, actitudes que caracterizan un modo de vivir que es realmente bello se combina y se funde con las demás, porque todos son aspectos de una totalidad que pertenece a la naturaleza espiritual del hombre.

Todas las verdaderas virtudes surgen libremente de nuestro interior, a partir de una profunda realización y comprensión.

El instinto de la virtud, que puede asumir formas diferentes, está arraigado en un instinto de rectitud, y, en realidad, puede considerarse como la belleza del alma.

La flor de la virtud tiene una raíz espiritual, su naturaleza es siempre una y la misma, pero sus modos de actuar varían según las condiciones o situaciones exigentes.

Solo cuando la virtud se transfiere a la vida es cuando esta se vuelve verdaderamente disciplinada.

Cada virtud es una faceta de perfección. Perfección en la expresión, en las palabras, en los actos, en la conducta, en todo.

La virtud en acción no yerra por exceso ni por defecto. Aquella naturaleza que es incorrupta, conoce por instinto lo que está bien lo mismo en pensamiento que en acción, y obra en consecuencia.

Todas las virtudes son manifestaciones de la perenne belleza del alma.

Cuando el instinto de la virtud o de la rectitud entra en acción, todo lo que uno hace, piensa y siente será justo y bello.