Poesías de Luz…y sombra

la parcaLa sombra

Hoy he visto tu cara oculta por el velo… pero te he reconocido. No me impresiona, ni me inquieta, ni me asusta, ni siquiera me causa recelo.

No me importa observar tu compañía, cuando sigilosamente, e persigues y ocultas tú sombra en la mía.

Sé que me sigues hace tiempo pero las dos sabemos que aún no ha llegado el momento.

No me importa mirarte a los ojos y sentir esa frialdad inmensa, que quiere ser una risa  y se queda en una mueca.

Ya no me domina el miedo cuando me encuentro contigo y aunque quieras intimidarme, no conseguirás que me aparte del camino.

Presumes de ganar en el juego de la vida pero soy yo la que ha ganado la partida.

Te puedes llevar una parte… el disfraz,  pero jamás podrás llevarte mi parte inmortal.

Y ahora ¡aléjate! hasta el día de la cita a la que puedes asistir con cualquiera  de tus nombres…, la Huesuda, la Parca, la Muerte o la Dama de la Guadaña, eso ¿qué importa?

Yo, allí estaré presta, y mirándote frente a frente con gran sonrisa en el Alma, te diré “Llévate pronto lo que no es mío, que yo vuelo de regreso a casa. Pero ahora ¡vete!…sigue haciendo tu camino cumpliendo tu cometido.

Y yo, hasta el día del último encuentro, he de seguir cumpliendo mi propósito de existencia y destino”.

 

 

Un alma aprisionada

 

Te quejas de los barrotes que cortan tu camino. Lloras con desconsuelo por la distancia  de la Luz. La personalidad ahoga tus lamentos… no quiere perder su forma de vivir.

 

Sordo ante la necesidad de lo grabado en vidas pasadas y fingiendo no conocer el camino a seguir, el ser humano transita por la vida y pierde la maravillosa oportunidad de cumplir con su objetivo… que es Vivir.

 

Y el Alma, atormentada por las cadenas impuestas,  va perdiendo su brillo, pero nunca olvida su Luz. Sigue llorando su desconsuelo al tiempo que espera esa  ocasión que permita emprender su vuelo.

Cada vez que la oportunidad se presenta  trata de elevar la voz y exponer con claridad sus intenciones, pero las emociones  luchan por apagar esa voz y gritando con algarabía, opaca la voz del alma herida  haciéndose dueñas de la situación.

 

El Alma, de nuevo se encoje dentro de su encarcelamiento y se hace el firme propósito de no cejar en el intento. Ella llegó al mundo con un sueño que cumplir y no quiere regresar a casa dejando el sueño aquí.

 

Aunque unida por el cordón de plata por las noches se escapa yéndose  a beber en la Fuente Universal, para coger nuevos bríos y fuerza para luchar.

Y con ellas renovadas, un día, surgió la ocasión.

 

El humano estaba enfermo y solo se encontró. El Alma, compadecida, le brindó consuelo a través de su Amor y el humano escuchaba… y ¡de pronto! reconoció la voz, esa voz que en sus juegos infantiles  siempre  estaba.

 

Asombrado siguió escuchando y sintió en su corazón el llanto de su Alma amiga y todo en él se conmovió. El Alma, ahora, ya lloraba de alegría, porque aunque nada estaba completo… sí veía una salida.

La personalidad, siguió luchando y las emociones daba muchas voces, pero entre tanto estruendo, la voz dulce y armoniosa iba ganando terreno. Empujaba en las dudas, daba fortaleza en los miedos y pasito a pasito  salieron a campo abierto.

 

Hubo muchos tropezones, muchas luchas que librar. No se ganaron todas, pero de todas, salió un aprendizaje genial.

 

Empezaron a escalar la majestuosa montaña y al subir por la  ladera, otra sorpresa aguardaba,  más humanos escalaban, Uno que estaba más alto daba la mano al próximo y éste al siguiente… Formando entre todos una cadena fuerte.

 

El humano de la historia vio una mano extendida y se agarró a ella con fuerza. No tardo en ver que alguien quería también subir por aquella cuesta; extendió su mano y entendió que es la unión la que hace fuerza.

 

¿Y el Alma?  El Alma cantaba feliz por el sueño que se estaba realizando y junto con las otras Almas de los demás humanos, bailaban y festejaban el reencuentro soñado, porque aunque faltaban muchas piezas… el puzzle se iba formando

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s